La Curia, el Prelado y los Laicos. Y si estos asuntos los inquieta y molesta, mejor no sigan porque van a haber mas peyorativos...
El Güito, que cuando entró a la Escuela De Párvulos ya sabía leer (Gracias, desde el corazón de mi fondo: Supermán, Aquamán, etc.) no le tuvo miedo a la institución, porque la reconoció por el aspecto que daba por fuera. Una monumental estructura de ladrillos, bloques y puértas que sólo los gigantes alcanzan a tocar la aldaba.
Y cuando la Madre Superiora Betlemita, lo salió a recibir, él corrió a abrazarla:
"Que bueno que al fín te conozco en persona, Bátman...".

 

 
 
 
 
La primera vez que El Güito se topó con la gente del hábito, fué a muy temprana edad. Como quien dice estaba muy güiro. El güiro Güito, al que le hacían el caldo con güisquil y güicoyito. Mucho más tarde en la vida (Chico!) al Güito le iba a tocar encontrarse con gentes de hábitos bastantes negros; pero en este Capítulo solo conoceremos varias de las gentes mas puras y bondadosas que han existido.
El Güito, que nunca fué huevón, se levantó temprano para ir al colegio por primera vez (no la escuela, sino el colegio, niño fufurufo), El Colegio Santa Amarilla, prestigioso establecimiento Católico y administrado, dirigido y entrenado por las Monjas de Belén. Les dije que iba a usar nombres ficticios.
La Madre Superiora y dos subalternas lo recibieron, indicando que solo ésta primera véz se le permitía al nuevo alumno entrar por la puerta grande. A lo que El Güito no le puso mucha atención, porque si bien era mas ornamental...
El zaguán de su casa tenia una puerta mas grande, el sól tocaba temprano en la mañana y, él nunca vió quién, pero las puertas se abrian de par en par (solar activated zaguán doors). Y los vendedores que iban y venian podian sentarse adentro en las largas bancas de cemento. La gente que iba a la jornada podia esperar al camión. Y habian redes, costales, canastos, pocíos de café humeando, el aplauso de la masa convirtiéndose en tortillas, el baile del agua con cál sobre los comales, y los dedos mágicos de las mujéres, que pasan la mano derecha, en cámara lenta sobre el comal y todas las tortillas saltan, dan vuelta en el aire y siempre caen donde no están cocidas todavia y al rato, en maniobra opuesta pasan la mano izquierda y todas las cocidas, por sí solas, se organizan en grupos de 5, 10, 15, 20, 25. Por más que El Güito se esforzó en ver cómo és que estas hechiceras puden meter las manos en el fuego, tocar masa burbujeando y voltear brazas con los dedos, siempre le dieron morongazos con el codo, porque como a la edad precóz de años de Párvulos, tenia que saltar para ver que estaban haciendo..y el brazo derecho de las mujeres volaba para atrás para hacer magia, y el brazo izquierdo de la mujeres volaba para atrás para hacer magia y la cara Del Güito, en el ápice de su salto, recibia el codazo. El primer apodo del Güito fue "Trompudo" (aunque si ven sus fotos de perfíl, como que deveras; aún de frente como que sí.)

 

 
 
Capítulo 5. Si no se han dormido y son curiosos pínchenle a la izquierda, donde dice en AZUL: Capitulo5.
 
 

 

 

Oiga y por qué en algunos títulos usa acento en l i: Capítulo, y en otros ni se acuerda: Capitulo.

Así como tenés la boca ahorita es sin acento.

Ay, espére, espére!

PAO!

Y así como te quedó es con acento.

e...Pura mierda el cerote, una pregunta que se le hace y me tronó el hocico. La sangre es como dulcita