Capítulo 24La pulcritud y la escatología

Huy! Hoy si nos vamos a meter en temas muy profundos.

Profundos y fétidos.

"El resto... la fosa séptica!"

Fué una de esas Semanas Sántas en Antigua, donde no hay dónde parquear. Todos los lugares para ver la procesión ya están apartados, alquilados, reservados y hueviados. Se atrasó el anda porque se pasó trayendo unos alambres eléctricos. El cirineo ése que hamaquea el anda por enfrente se electrocutó. Y de tanto comer en el "brunch" me agarraron unas ganas de cagar que empezé a tocar en cada puerta: "Señora, disculpe, me alquila su inodoro?"

Imagináte, hasta en Semana Santa hay quién lo mande a üno a la mierda. Ya desesperado, ví mi salvación. Uno de esos sanitarios portátiles, donde dice AMBIOTEC. Para mi buena suerte no estaba ocupado y fué úno de esos alivios que hasta te agarras de los lados de la pared y te levanta la propulsión a chorro que propulsás por abajo.

Ha de haber sido tál la reacción que corresponde a cada acción, que el sanitario portátil se fué de boca.
Por qué no de lado izquierdo, o de lado derecho, o de cülo?

No. Cabál de trompa, con la puerta contra el suelo y sin poder salir. Y estaba yo: "Ayuda! Auxilio!" y oia pasar gente, pero niguno se acomediò.

Y por qué no te empezaste a columpiar de lado a lado? Vos no sos tan enclenque y hubieras rodado la casetilla ésa.

Si, estoy algo rollizo, pero de lo que se trataba era de no zangolotear la casetilla ésa con toda la caca saliendose del receptáculo que le ponen abajo.

Púchica! Ya se me revolvió el estógamo de solo imaginarme; y cómo hiciste Vos?

Tratando de nó tocar las heces, me percaté de que el techo de la caseta solo está trabado. Me contorsioné y le pegué severenda patada, se safó, y fuí expulsado en un rio de caca. Jajayo! Me paré como pude y alli fué donde empezó el relajo. En paños menores y cubierto de heces, y como no iba a abrir la boca, empezé a gritar con la boca bien cerrada. "MMMMMM! Mmmmm!" Y allí fué donde las mujeres empezaron a dar alaridos. Los hombres empezaron a retroceder. Los niños salieron huyendo. Los perros aullaron. Las vacas mugieron. Los toros bramaron. Las ovejas berrearon. Los caballos de "Los Romanos" corcovearon. Las viejas que miran solo por la ventana baladrearon. Se levantó un aire espantoso y empezó a ulular. Los zopilotes empezaron a graznar. Así como si nada, aparecieron como séis remolinos del diablo, la gente se tapó los ojos por el polvo, y no vieron los remolinos del diablo tragarse a séis cucuruchos debajo del anda.

 

 


 

Y si deveras necesitan Sanitarios Portátiles con buen servicio, inspeccionen a

ambiotec-sa.com

 

 

"Ver a ir a vér, y ver lo que se vé, és ver y no creer."

"Creo que como se dice és: Creér es poder."

(Eso no es siempre cierto. Yo creí que era pédo silencioso y que lo podía dejar ir sin llamar la atención y fué uno de esos donde te aplauden las nalgas.)


"Al que madruga, no hay quién le haga el desayuno."

"Mas vale tu pájaro en mano, que el pájaro del otro en la mano."

"Siempre escupí al cielo a un ángulo de 45 grados."

"Cuando comás pescado, siempre preguntá si es pescado venial, capital o mortal."

No jódan! Tonces en lo que me paré no eran bodoques de lodo?